Es un recurso de apoyo para aquellas situaciones en las que existe un conflicto o problema dentro de la familia, facilitando la gestión de un acuerdo negociador que evite el deterioro de las relaciones familiares

La tipología de casos que se atienden en el servicio de mediación familiar son los siguientes:

  • Conflictos intergeneracionales entre padres/madres e hijos/as, normas de convivencia con los niños y/o adolescentes, conductas disruptivas.
  • Situaciones de desacuerdo en las que se requiere la toma de decisiones respecto al cuidado de familiares con algún grado de discapacidad.
  • Matrimonios o parejas de hecho con hijos/as, que deciden iniciar los trámites de separación o divorcio de forma amistosa.
  • Matrimonios o parejas de hecho con hijos/as, que se encuentran tramitando su separación o divorcio y que se comprometan a paralizar temporalmente el proceso judicial, con el fin de intentar llegar a un acuerdo consensuado entre ellos.
  • Parejas divorciadas con hijos/as en las que surgen incumplimientos o modificaciones de los efectos de la resolución judicial con el fin de intentar llegar a un acuerdo consensuado entre ellos.
  • Progenitores que quieren llegar a acuerdos en cuanto a la situación de sus hijos/as.
  • Conflictos surgidos en el ámbito de las sucesiones hereditarias.
  • Conflictos surgidos durante el cuidado de personas mayores y/o familiares en situación de dependencia.