El ámbito sanitario es un sector en el que pueden surgir diversos conflictos entre profesionales del sector, pacientes y familiares.

La mediación sanitaria es una oportunidad para solucionar estos conflictos de forma consensuada a través del diálogo. Evita el desgaste que supone para pacientes y profesionales acudir a la vía judicial, genera mayor bienestar personal, respetando la dignidad del paciente y la profesionalidad del personal sanitario.

Supone también una importante mejora en el ambiente laboral.